Colonias de gaviotas en las islas Cíes y en las islas Berlengas

Separados por más de 300km, los archipiélagos de las islas Atlánticas de Galicia (más conocidas como las Cíes) y el archipiélago de las islas Berlengas, en Portugal, acogen las colonias más importantes de gaviotas patiamarillas atlánticas.  Estas islas, de escarpados acantilados, son el hábitat elegido por miles de parejas para asegurar su descendencia. Relativamente cercanas al continente y con pocas especies con las que competir, estos conjuntos insulares son testigos de un verdadero espectáculo ornitológico. Miles y miles de gaviotas habitan las islas,  haciendo suyos todos los rincones de estas. En tierra firme, en el cielo o en el mar, el paisaje se ve severamente influenciado por la presencia de miles de láridos, que descansan plácidamente hasta que algún turista se acerca más de lo que debe intentando conseguir una foto.

En el caso de las Islas Cíes, había leído, en varias revistas y webs, que se aloja la mayor colonia reproductora de gaviota patiamarilla. Sin embargo, estudios recientes alertan del notable descenso de parejas de esta ave palmípeda y de otras especies que también se reproducían frecuentemente en el entorno de las islas atlánticas, como el cormorán moñudo.  Cuando visitas el conjunto formado por las islas Monteagudo y do Faro, la exuberante naturaleza que tapiza la isla de norte a sur te muestra el lado más salvaje del archipiélago. Los bosques de eucalipto y pino han colonizado la isla, del mismo modo que lo han hecho los miles de turistas que la visitan a diario entre los meses de junio y setiembre. Quizá este sea uno de los motivos de la drástica reducción de parejas reproductoras de esta reserva natural. Las islas Cíes son un claro ejemplo de la importancia del equilibrio entre la conservación y el turismo. El goteo de senderistas por los caminos que cruzan la isla es incesante,  las sombrillas de los domingueros se amontonan en la playa de Rodas y la llegada de barcos cargados de visitantes es constante desde primera hora de la mañana.

Más al sur, situadas enfrente del cabo de Peniche, las islas Berlengas acogen una mayor colonia de gaviotas que la de las Cíes. Aquí las gaviotas patiamarillas son las reinas del lugar, y nada más desembarcar en su pequeño puerto te das cuenta de ello. Mires donde mires, las miles de parejas vigilan a sus pequeños pollos, volviéndose agresivas cuando invades lo que ellas consideran su territorio. Si en las Cíes, el número de gaviotas ya es imponente, en este archipiélago portugués lo es todavía más. A mí no me quedo ninguna duda, en estas islas hay más parejas de gaviotas que en sus vecinas gallegas. La presencia de estas aves puede llegar a ser molesta para los pocos turistas que viajan a la isla en busca de un poco de paz en su pequeña playa, pero con un poco de sentido común y paciencia, la visita a la isla Berlenga se convierte en toda una delicia ornitológica. Estas islas, habitadas también por otras especies de aves marinas como alcatraces o pardelas, tienen como emblema de la reserva natural que forman al curioso arao, dado que este archipiélago es el lugar más meridional donde ha anidado esta especie. Sin embargo, para mi sorpresa durante la visita, actualmente no podemos ver a ningún individuo, pues ya son varios los años que lleva sin regresar a los altos acantilados del archipiélago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s